Home Polideportivo Simplemente gracias y hasta siempre

Simplemente gracias y hasta siempre

504
0

Editorial, Martín Gálvez.

Tenía 16 años cuando una noche, después de jugar con mi categoría y de haber perdido… como pasaba a menudo, me dijiste, “quédate, ahí está tu ropa… esta noche vas al banco de primera”. Lo sentí como un premio, como un mimo.

Esa noche le ganamos a Atenas en su cancha y cuando terminó el partido me dijiste: “que boludo… no te puse”. Pero sabías que con el simple hecho de hacerme quedar, de estar ahí, me habías hecho un pibe feliz.

Después me sume a entrenar y una noche contra San Martín promediando el 2 cuarto me diste la oportunidad, el premio, el mejor regalo de jugar en la primera de mi club y en casa. Defender con grandes jugadores al lado, la casaca del azurro… NUESTRO AZURRO, el mejor tesoro. La tiré hasta por las dudas, no la metí y encima se nos vinieron al humo.

El Flaco Álvarez te quiso cagar a pedos y entre el respeto que manejaste siempre y sabiendo que yo era un manojo de nervios, le dijiste que las oportunidades tenían que ser en momentos importantes, que nos la merecíamos por el esfuerzo de cada día y todo terminó ahí.

Después las cosas no fueron como todos hubiéramos querido… y tuvimos nuestra discusión, pero el tiempo pasó y el básquet siempre nos unió. Compartimos largas charlas de madrugada yendo a Bahía, algunas que otras (demasiadas) en club o en la vereda del lugar donde nos cruzáramos, sobre todo estos últimos dos años, hasta mirábamos partidos de liga por celular, enfermos.

Puedo recordar muchísimas cosas más… muchas de la vida, muchas del club… pero este momento me marcó para siempre y vos fuiste el responsable. Me enseñaste y le enseñaste a tantos chicos a amar los colores, a que primero está el club por sobre cada uno y que hay que mimarlo y cuidarlo. Y vos lo hacías más que ninguno.

Los buenos recuerdos siempre quedarán… porque la buena gente siempre deja su huella… Te prometo que el Federal, con el que tanto me taladrabas, lo vamos a jugar.

Gracias por tantas charlas, por tanto básquet… por alentarme y escucharnos en la radio.

Hasta siempre Porri. Te voy a extrañar, Abrazo azurro de tres.

Desde Marea Deportiva abrazamos y mandamos mucha fuerza a Kari, Diego, Guadi y el Negro… fieles oyentes y lectores de nuestro medio.

Dejá un comentario

Por favor ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí